Consideramos que un buen resultado en rinoplastia es la suma de un análisis en profundidad de la nariz, un acertado planteamiento quirúrgico y la puesta en escena de una técnica quirúrgica exquisita

Plan quirúrgico dibujado sobre la piel del paciente detallando la zona de las osteotomías y las secciones cartilaginosas

La finalidad de la cirugía es conseguir una nariz de aspecto natural, en armonía con el resto de la cara, tratando de evitar la apariencia de “nariz operada”.

Rinoplastia con buen resultado estético y apariencia de “nariz no operada”.

Dos factores fundamentales explican por qué la rinoplastia se ha popularizado como uno de los procedimientos estéticos más demandados:

1: Técnica quirúrgica: Nunca ha sido tan predecible el resultado. Los cirujanos podemos asegurar que con las actuales técnicas quirúrgicas los resultados estéticos darán la impresión de una nariz natural, sin resección excesiva de tejidos y con un resultado funcional satisfactorio.

El uso de instrumentos delicados y refinadas técnicas quirúrgicas garantiza un tratamiento exquisito de los tejidos

2: Técnica anestésica: los procedimientos son muy seguros y confortables. El dolor postoperatorio es mínimo.

El conocimiento en profundidad de la anatomía de la cara, la pirámide nasal y las relaciones entre ambas favorece la obtención de resultados estéticos satisfactorios